¿Cuál es tu Santuario? ¡Encuéntralo Aquí !

Santuario Cenáculo de Fundación

De Wikischoenstatt
Saltar a: navegación, buscar

Santuario también llamado de Agua Santa

Historia del Santuario[editar]

Construir un Santuario de Schoenstatt significa que queremos sumergirnos en la misma iniciativa divina y en la misma corriente de gracias que irrumpieron el 18 de octubre de 1914 en el Santuario original.


Estas gracias son las que se nos ofrecen para cumplir dicha misión: dar a la Iglesia de nuestro tiempo – de manera muy especial - las fuerzas que necesita para superar los problemas derivados de la mentalidad mecanicista, y ayudarla así a convertirse en alma inspiradora de un mundo y de un orden social nuevo…


Fe y la Confianza en Dios[editar]

Los Fundadores, llenos de una tremenda energía, que sólo da la fe y la confianza en Dios, fueron capaces de llevar adelante esta hermosa misión, esta heroica misión.


Una de las jóvenes fundadoras escribió en aquellos años: “Si el mismo padre declara fundado el Chile, si ya están las Hermanas entre nosotros, si ya ha habido fecundidad con los nuevos grupos; pronto, muy pronto, podremos ofrecer blancos muros a la Reina de Schoenstatt, para que tome definitivamente morada en nuestra tierra y se establezca aquí…”


Y en esta certeza nuestros fundadores iniciaron su campaña para ofrecerle a la MTA un lugar cerca del mar, donde Ella pudiera desplegar todo su poder. Ellos sabían que construir un Santuario no sólo implica un esfuerzo económico y arquitectónico, sino que era necesario unir los corazones de los hombres y un serio esfuerzo por la santidad.


Es por esto que nos hemos reunido acá: queremos contarles cómo una pequeña Familia logró, confiando en la Divina Providencia, darle a nuestra Mater no sólo piedras de una capillita cualquiera, sino verdaderas piedras vivas de un Santuario lleno de gracias.

Comienza nuestra historia
por el camino de la infancia,
cuando la vida se anuncia gozosa
y el amor se nos regala abundante.
Hubo una tierra
que de sencilla y lejana
no esperaba una elección de Dios.


Construcción del Santuario[editar]

A fines de 1964 se comienza a buscar un lugar para construir un Santuario. Se presentan diferentes posibilidades: Reñaca, Miraflores alto, Viña del Mar alto (que en ese tiempo recién se estaba edificando), Nueva Aurora, incluso la casa de Gustavo Rivera en Avenida España.


Durante ese tiempo de búsqueda, las Hermanas y las integrantes enterraban una medallita de la Mater en todos los lugares que visitaban, esperando su eficaz ayuda en tan difícil decisión.


Finalmente, el Instituto de los Padres de Schoenstatt decide la compra de la casa de Agua Santa 777, la que se concreta en noviembre de 1966. En ese tiempo la casa estaba relativamente retirada del centro de Viña y era de fácil acceso.

¡Valparaíso, despierta!
pequeña aldea,
tierra de elección!

Un anuncio corre
por tus calles de piedra, 
Dios se acerca
a tu historia marinera
y traza en tus playas
un surco de sol.

Así es como se forma un consejo encargado de organizar la construcción del Santuario:


P. Francisco García Huidobro, Mario Young, P. Patricio González, María Mackay por la Rama de Señoras, Hernán Sieguel, tesorero, Graciela Prat por las profesionales femeninas. Se designa como arquitecto a Patricio Arenas.


A la luz de los 20 años de la fundación del Chile aquí mismo en Valparaíso, se da comienzo a la construcción, y el 20 de octubre de 1967 se coloca la primera piedra.


Al respecto, la Hermana Marlies escribía una carta a una de las fundadoras: “…Querida señora Rosita: Aprovecho el viaje de Edelmira para mandarle a usted un saludo muy cariñoso desde el Santuario, y a la vez quisiera comunicarle las “reliquias” que fueron enterradas en los fundamentos del Santuario en Viña:

---

¡Tierra del primer amor!
acoge en el viento
la voz del profeta…

Traigo el mensaje de 
Schoenstatt,
Misión que proviene de Dios.
El elige instrumentos débiles,
pero de eso no os aflijáis.
Sólo debéis aspirar
a las más caltas cumbres de la santidad,
confiando en la gran Medianera.

Se acelera la construcción, puesto que en abril de 1968 se espera la visita del Padre Kentenich; pero llegan noticias de que el padre estaba enfermo; con una afección a las piernas. Con ello la construcción pierde ímpetu, al alejarse esa posibilidad tan querida.


Avanzadas como estaban las obras, se constata un defecto en la calidad de la construcción. Se piden informes a la Universidad Santa María, en virtud de los cuales se efectúa un reforzamiento en las estructuras, concretamente en la parte posterior del Santuario.


La Misión Encomendada[editar]

En miras a la misión encomendada, las diferentes ramas del Movimiento asumen la conquista de los elementos que formarán y darán vida a nuestro Santuario.

Si aceptáis la misión
seréis estirpe fundadora,
y ese carácter
nadie os lo podrá arrebatar.
Y seréis responsables
de hacer germinar la semilla.

¡Valparaíso, despierta!
pequeña aldea,
tierra de elección!

Ya veo que se encienden vuestros ojos,
como jefes de élite;
seréis levadura en la masa,
dondequiera que vayáis.
¡Fundadoras de Schoenstatt en Chile,
Dios bendiga vuestra fidelidad!

Así, cada rama se preparó a materializar el compromiso adquirido: se efectuaron baratillos, aportes personales, se solicitaron préstamos garantizados por miembros de la rama, incluso se hizo costumbre entre la juventud, subir a pie al Santuario, y dejar ahí el dinero equivalente al pasaje en micro.


Conscientes de que no sólo debía construirse el Santuario en sentido material, se pidieron innumerables aportes al “Capital de Gracias”. Se organizan cadenas de oración, que no eran fáciles, dado los pocos integrantes de la rama (Todos ellos cabían en el salón de la casa, donde se celebraba la Misa).


Cuando el Santuario se encontraba en obra gruesa, la Mater conoció los primeros frutos de los muchos que surgieran en esta tierra. Al amparo de su manto se celebran las primeras Alianzas en el Santuario: el matrimonio de Jorge y Georgina Lembeye y el de Jorge y Victoria Rojo, celebran su compromiso de amor ante nuestra Madre.


#Mision Encomendada Comunidad Schoenstatt

Y Dios bendijo tanto anhelo
y no dejó morir tanta esperanza.
Aceptó para su Madre
el hogar que sus hijos construían.
Día largamente esperado,
día de alegría,
que vino a coronar
la historia de fidelidad.

Un Santuario se construye sobre roca,
sobre piedras vivas:
sobre la roca angular de Cristo
y la entrega heroica
de los que aman.

Piedra viva fue el propio fundador,
Padres y Hermanas de fidelidad probada.
Hombres y mujeres que se dieron
como semilla a la tierra,
para atraer la fecundidad de Dios.

Alegres constructores del Santuario,
¿Con qué materiales
se hace una casa para Dios?

Un Santuario necesita
muros de ladrillo,
que se juntan en la historia
lentamente,
como hitos que señalan
la bendición de Dios.

La Bendición[editar]

El momento de la bendición llegó, había cristalizado todo el esfuerzo; el 16 de Noviembre de 1969, el Obispo de Valparaíso, Monseñor Emilio Tagle Covarrubias, en compañía de los Padres: José Manuel López, Francisco García Huidobro, Alfonso Boess, Patricio Gonzalez, Federico Klotz, Jaime Salazar, Francisco José Cox, José Vicente Hertz, Rafael Fernandez, Luis Ramirez y Jorge Falch. Se invitó, además a gente de otros Movimientos, tales como la Asociación de Mujeres Católicas, AMAC, Catequistas, Movimiento de Familias Cristiano y otros …..

Alegres constructores del Santuario
con que materiales
se hace una casa para Dios ?

“ …. Señor Obispo: nuestro Santuario, símbolo y origen de la Familia de Schoenstatt, queremos, a continuación, entregarlo a la Iglesia Diocesana como expresión de nuestro anhelo de servirla. Nuestro Padre Fundador tenía como actitud fundamental de alma “servir y amar a la Iglesia”. Si, servir y amar a esa Iglesia que es prolongación de Cristo, a pesar de la fragilidad humana; a esa Iglesia que debe volverse al hombre de nuestro tiempo para entregarle la luz que anime su existencia y lo abra a la vida de unión con su Señor. Servir y amar a esa Iglesia que tiene a María por Madre y modelo, para que la vida de su Hijo irrumpa con fuerza en nuestra época y la conduzca a la nueva playa de su historia. Schoenstatt, pequeña familia mariana, nacida y alimentada por una Alianza de amor, quiere vivir preclaramente su vocación de Iglesia, amándola y sirviéndola según los deseos de su Fundador. Hoy nuestra Familia tiene su fuente de gracias en esta diócesis de Valparaíso y por eso proclama públicamente su voluntad de amarla y servirla.

Día largamente esperado
día de alegría
que vino a coronar
la historia de fidelidad.

“ …. En nombre del señor Jesús y de su Iglesia, recibo este Santuario de la Madre y Reina Tres veces Admirable de Schoenstatt y me uno a ustedes, implorando que sea realmente un centro espiritual de apóstoles que ayude a la Iglesia en su tarea evangelizadora y de consagración del mundo ….”

Alegres constructores del santuario
Fieles fundadores de esta Familia
¿Cómo se perpetua una obra de amor?

Cuando 25 años han transcurrido
a las puertas de tu Santuario
nos preguntamos ….
hemos dado a la Iglesia
lo que a tus pies
solemnes hemos prometido?

Reina de la Luz Divina
ilumina nuestros ojos débiles;
Reina Victoriosa de la Unidad;
haznos signos de la autentica Familia de Dios

Reina Victoriosa del 31 de mayo;
ayúdanos a comprometernos
con la misión del Fundador;

Reina Victoriosa del padre;
regálanos su fecundidad
y el amor a la Iglesia.

Reina de nuestro Santuario Cenáculo de Fundación
bendice nuestras familias
y reina por siempre en nuestros corazones
Amén


Mision Encomendada Comunidad Schoenstatt[editar]

En miras a la misión encomendada, las diferentes ramas del Movimiento asumen la conquista de los elementos que formarán y darán vida a nuestro Santuario.

  • LOS PADRES : escogieron el ALTAR, para prolongar en la Familia la imagen de CRISTO SACERDOTE y el testimonio sacerdotal del fundador, por el ofrecimiento diario del sacrificio de la Nueva Alianza.
  • LAS HERMANAS MARIANAS : Escogieron el TABERNÁCULO , como expresión de la oración constante que quiere elevarse al cielo desde el Santuario, y como testimonio de que María es el camino más corto, más rápido y constante para llegar a Jesús.
  • LA RAMA JUVENIL (femenina secundaria): Escogió la LLAMA QUE NO SE APAGA de la lámpara del Santísimo, como expresión de la eterna juventud, que no conoce sino la donación en la magnanimidad.
  • LA JUVENTUD FEMENINA: Quiso estar representada en el CUADRO DE LA MATER, como compromiso de lucha por encarnar en nuestro tiempo la presencia de María: fuerte y digna, sencilla y bondadosa.
  • LA JUVENTUD MASCULINA: Escogió las VENTANAS, simbolizando así su voluntad de traer nueva fuerza, nueva luz y alegría al interior de la Iglesia, y su decisión de manifestar al mundo y a su noche el fuego cenacular de la presencia de Dios y de María.
  • LA RAMA DE SEÑORAS: La primera de todas las ramas del Movimiento en Sudamérica, y fundada por el mismo padre Kentenich en su primer viaje a Chile, escogió LA PUERTA, como señal de acogimiento maternal, de espíritu de servicio, que

siempre está dispuesto a recibir y dar sin medida.

  • LOS MATRIMONIOS: Escogieron el PISO y la TORRE con la campana, para señalar con ello la misión que el Padre Fundador, a la Rama Familiar, le asignara el ser “Fundamento y Corona de toda la Obra de Schoenstatt”


Link[editar]

[Santuario Cenáculo de Fundación]


Ubicación[editar]

Está ubicado en Agua Santa n° 777, Viña del Mar


Referencias[editar]

Material tomado del sitio web de [Santuario Cenáculo de Fundación]